Hola Oklahoma

 

¡Qué frio en Oklahoma!

 

February 01, 2019
¡Qué frio en Oklahoma!

Por: Carlos Ortiz

 

En primer lugar, no hace tanto frio como en la costa este, done la temperatura dicen que llegará hasta pasados los 50 bajo cero.

En segundo lugar, nosotros somos ya casi casi Okies por decisión propia, así que ya sabemos que los inviernos son fríos y que los veranos son lo opuesto.

Y en ambos casos a veces son extremos.

Lo que nos debe llamar a reflexión es que este tipo de cambios climáticos no son parte de la arquitectura divina (perdónenme mis amigos cristianos ortodoxos).

No creo que Dios se haya preocupado en planificar la alternativa en la que los seres humanos despojen a la naturaleza o al producto sagrado, de sus bienes más preciados y alteren los mecanismos con los que Dios orientó a la naturaleza para que en ella reine el hombre sobre todas las otras criaturas.

Lo que tenemos que reconocer, con un poquito más de inteligencia que el defenestrado Administrador de la EPA, nuestro coterráneo el oklahomense Scott Pruitt, más conocido por sus hábitos de despilfarro que por el conocimiento del tema del Medio Ambiente, a cuya agencia el Presidente Donad J Trump nombró con tanta correspondencia como nombrar a su amiga Stormy Daniels como secretaria del Departamento de Servicios Humanos.

Pero que nos puede causar extrañeza en las decisiones del millonario cuando fue hecho Presidente del país más poderoso del mundo, literalmente sin saber leer, ni escribir.

Para mis amigos puristas del lenguaje, esto es solamente una figura del lenguaje escrito, pues sabemos que Mr. Trump sabe leer y escribir, ¿no?

Y esta es una de las tendencias que hemos comenzado a escuchar con preocupante repetición entre los múltiples voceros presidenciales.

“El Presidente no tiene nada que hace con las decisiones de quienes eligió para algunos puestos de gobierno, muchos de los cuales están siendo investigados", parece ser el tema recurrente.

Y ese parece ser el sendero que se quiere tomar para hacer ver a Trump simplemente como un pobre hombre rico que llegó sin saber mucho de política a la casa Blanca y fue aprovechado por sus amigotes.

Lo siento, eso no lo puedo creer.

El Presidente Trump se rodeó desde el principio con lo mejor de su entorno.

Escogió a su hijo, su hija, su yerno y sus amigotes.

Todos ellos lo habían rodeado aconsejado y encubierto en sus pocos cristalinos negocios de bienes raíces y casinos.

El abogado Michael Cohen, hoy detestado por el millonario Presidente, es la mejor prueba de que las personas están allí porque él los ha aprobado, porque ellos han hecho algo por él.

Cuando el fantasma del muro haya terminado por largarse hasta los abismos del más oscuro olvido o se haya mimetizado en simples muritos a los que se podrá saltar de retroceso y sin viada, comenzará la verdadera tormenta invernal en Washington que llegará hasta nuestra misma Oklahoma.

Los nuevos demócratas. Lo que es peor, las nuevas demócratas en la Cámara de Representantes, están juntando la munición para los antejuicios (impeachments) presidenciales.

Y si el nivel de aceptación del presidente anda hoy en un 37%, no es difícil calcular su nivel de respaldo electoral en noviembre del 2020