Hola Oklahoma

 

Mi amigo El Chava…

 

October 09, 2019
Mi amigo El Chava…

Ayer cumplí el penoso deber de llamar a mi hermano Pepe en Houston para darle una mala noticia: Salvador Pérez, el Chava; el primer mexicano que conocimos realmente en los Estados Unidos y a quien mi hermano tuvo gran deferencia, ha fallecido.

Una pena inmensa. Un dolor seguro que inimaginable para su esposa, para Esmeralda, Lorena, Junior y para toda la familia.

Un gran dolor y un vacío para toda la comunidad hispana de Oklahoma que tuvo en Chava Pérez un valor y ejemplo de inmigrante, de padre familia y sobre todo de empresario.

Uno de esos inmigrantes que demuestran con los hechos y no con la trompa, que cuando México nos envía a sus hijos, nos envía a los mejores de ellos (Y algunas veces a algunos que llegan a alabar al trompudo).

Con Salvador, Pepe y yo tuvimos largas conversaciones en su icónica tienda de la Sur Walker, donde había que detenerse a comprar los videos de las extrañadas películas mexicanas, las veladoras y especies para de semana, después de ir a la misa de La Florecita el siglo pasado.

Con mi hermano las conversaciones fueron más largas en giras de Los Rehenes a los que el dedicó toda una vida. Y fueron más fraternales diría yo, hoy con un poco de celo.

Chava veía la vida a través de los ojos de sus hijos y a ellos se dedicaba mientras manejaba la rienda de sus negocios. Cuántos sentimientos el ver su temprana partida. Cuántos recuerdos.

La Oklahoma latina de hoy, grande en logros económicos, pujante en participación de nuevos líderes y esperanzada en el número de jóvenes hispanos que son ante todo Oklahomenses, no nació hoy, ni hace cinco, 10 o 15 años.

Esta Oklahoma que hoy disfrutan los hijos y nietos del Chava a los que les reafirmamos nuestro cariño hoy más que nunca, fue hecha por inmigrante de la talla de Chava Pérez a quien recordaremos siempre, sonriendo sin exagerar, bajo esa tejana que lo caracterizaba….

Hasta siempre Chava. Lo extrañaremos mucho, pero se que Pepe más…

Por: Carlos Ortiz