Hola Oklahoma

 

Comunión de Sangre

 

April 19, 2020
Comunión de Sangre

Por: Carlos Ortiz

La pandemia del Coronavirus nos ha quitado muchas cosas, hasta el derecho y el deber de recordar y honrar juntos nuestra historia, nuestros muertos.

Hace 25 años extremistas -de esos que ahora desfilan por las calles de algunos estados libres y sin temor al juzgamiento social- asesinaron a 168 personas en el ataque terrorista doméstico más sangriento de la historia de este país.

En el no solo murieron hispanos, niños y grandes, sino también destacaron otros por su desinteresado apoyo a una ciudad que ya era nuestra, en lo que yo llamé nuestra Comunión de Sangre con Oklahoma.

Y es que, al ser víctimas y socorristas, los hispanos comulgamos el dolor y la esperanza juntos por primera vez con un estado que nos recibió -en muchos casos- con los brazos abiertos.

Los nombres de las víctimas y de aquellos que acudieron al llamado de ayuda, deben ser siempre repetidos y nunca olvidados, especialmente por aquellos que creen que la historia de los Hispanos de Oklahoma comenzó hace solo 5 o 10 años y está en relación con cuántos “likes” circulen en sus vidas.

Los voluntarios que cubrieron las áreas del centro de la Ciudad de Oklahoma después del fatídico 19 de abril, ayudando a una ciudad dolida a recuperarse y los cuerpos de niños como Zach Taylor Chávez y adultos como el Pastor Gilberto Martínez nos lo exigen.

El caso del Pastor Martínez exige mucho mayor atención que la que se le ha dado hasta el momento. El pastor acudió esa fatídica mañana hasta el edificio para ayudar a un hispano que tenía que llenar documentos en el seguro Social. Él no tenía la obligación estar en ese lugar al que llegó, a sus 35 años, por vocación de servicio a su comunidad.

Desde aquí, elevamos nuestro humilde pedido de que su nombre sea honrado de una manera mucho más oficial, vía el nombramiento de una escuela o una avenida del sur de OKC en su honor.

Al cumplirse 25 años de la tragedia que le quitó la inocencia a Oklahoma y cambió la historia de los Estados Unidos, debemos recordar a estos mártires y a los héroes que acudieron desde todos los puntos del país y del mundo a darnos una palabra de aliento.

Estos son los nombres de los Hispanos (*) que sucumbieron bajo los escombros del Edificio Federal Alfred P Murrah.

No los olvidaremos jamás.

Pastor Gilberto Martínez

Emilio Tapia

Antonio “Tony” Reyes

Cap. Randolph A. Guzmán USMC

Lucio Alemán

Michael Carrillo

Niño Zachary Taylor Chávez

 

(*) Si bien es cierto que hay más víctimas con apellidos hispanos, no se ha comprobado que sean latinos.

(1) En la foto, John Hansen, el desaparecido Jefe de los Bomberos de la Ciudad de Oklahoma con el autor de la nota, frente a los restos del Edificio Federal de OKC. 20 de Abril 1995