Hola Oklahoma

 

¿A quién le echamos la culpa?

 

May 12, 2021

Por: Por: Nohora Chandler

¿A quién le echamos la culpa?

Por> Nohora Chandler

Históricamente, Colombia ha sido un país de desigualdades, de revueltas, de protestas, de guerra, pero lo que se está viviendo hoy no tiene comparación. Parece que finalmente se cansaron, y hablo en tercera persona, porque viviendo en otro país, es un poco hipócrita decir que me cansé de esta situación, cuando no la vivo en carne propia como la viven los colombianos, como la vive mi propia familia.

Pero cuando enfrentamos una crisis como esta, la pregunta es, ¿quién tiene la culpa? ¿Quién creó este caos? ¿Por qué se llega al límite de la violencia como única salida? Bueno parece que llegó la gota que rebosó la copa. Es fácil echarle la culpa a la clase dirigente, a los políticos, al congreso, a los expresidentes, en fin, la lista sería larga. Pero creo que la culpa la tenemos todos los colombianos.

Tenemos la culpa los que nos dejamos manipular por los medios de comunicación en favor o en contra de un candidato, cuando podríamos dedicarnos ver la trayectoria politica de cada uno de ellos y tener una opinión personal y no repetir o seguir la de otro. Tenemos la culpa los que re-elegimos a candidatos que han estado procesados jurídicamente porque estuvieron en negocios turbios o torcidos, o participaron en la muerte de alguien (ningún candidato debería traer cola, es decir investigaciones judiciales previas en donde se puso en duda su buen nombre). Tenemos la culpa los que vendemos el voto por un plato de comida, un par de tejas para la casa o un bulto de cemento. Tenemos la culpa quienes pudiendo ejercer nuestro derecho a la protesta, nos hacemos los indiferentes porque eso no afecta ni mi casa, ni mi bolsillo. Tenemos la culpa los que nos quedamos callados cuando vemos que se roban el erario público y decimos “eso es normal en este país”. Tenemos la culpa los que concursamos por un contrato con el gobierno y accedemos a dar prebendas, mordidas, dinero para que nuestra propuesta sea la ganadora. Tenemos la culpa los que hemos trabajado para el gobierno y vemos que se hacen componendas para asignar contratos y no los denunciamos por miedo a perder el trabajo.

También hay que decir, que los que sostienen esta situación de corrupción crónica son los políticos que elegimos. ¿Que yo no vote por el último presidente? Pues esa es la democracia, la mayoría gana. El único problema es que las mayorías que eligen, no tienen acceso a la educación, a vivienda digna, a empleo seguro y por ende son ellos los más vulnerables a la hora de manipular porque se juega con promesas sobre sus necesidades fundamentales.

Educación política, eso es lo que necesita nuestra gente, lo que necesitamos todos para que no vengan cada cuatro años (o en las elecciones) y se prometa siempre lo mismo y creamos. Somos los millones de colombianos los que tenemos el poder de sancionar con el voto a quienes no cumplen con sus promesas, a los que roban, a quienes nos usan a cambio de un voto y luego hacen lo mismo que sus antecesores: burlarse del país. Quisiera creer que algo va a cambiar en mi amada Colombia, amanecerá y veremos.