Hola Oklahoma

 

Herodes Navideño

 

2018-12-21
Herodes Navideño

Por: Carlos Ortiz

La semana pasada, el senador estatal republicano Paul Scott, una figura gris en el panorama político local, saltó a la luz tratando de ganar espacio usando lo que muchos de ellos saben que funciona en el espíritu de algunos de sus votantes: El odio.

Y así, este político que según algunos es técnico radiólogo de profesión, religioso empedernido y padre de familia ejemplar, decidió apuntar sus baterías en contra de los más indefensos entre los indefendible: los no nacidos.

Muchos ya comparan al senador en cuestión con un moderno Herodes por su ahora infame propuesta de ley SB 40. Mediante ella se pretende quitarle a los no nacidos de madres indocumentadas -y ciudadanos americanos mientras no se enmiende la Constitución- el derecho a la asistencia médica con el cuento de que se le da tratamiento médico a casi 6,200 no ciudadanos en el programa Soon-to-be-sooner, que, básicamente es para asistencia médica gratuita de la pareja madre-niño.

La primero que se puede destacar en esta propuesta de ley, es que está llena de hipocresía.

Si a Scott le importase tanto el tema de la inmigración indocumentada, estamos seguros de que le sería muy fácil atacar lugares menos conflictivos que los hospitales de maternidad.

Solo en los tiempos de Trump, actos políticos poco humanos como estos, son considerados válidos en la lucha política.

¿Por qué Scott no enfila sus baterías contra los verdaderos responsables de la inmigración indocumentada?

¿Ustedes de verdad creen que Scott y la gente como el son tan ciegos que no pueden ver que sus propios círculos empresariales, ranchos -especialmente los ranchos de sus amigos- y fábricas estarían contratando y usando la mano de obra de esos más de 40 mil indocumentados en Oklahoma

A gente como Scott no le interesa las soluciones para este tipo de problemas.

Y es que mientras el problema de la inmigración indocumentada este visible, sus votantes van a estar dispuestos a apoyar todo lo que se refiera a “combatirla”, especialmente si es inmigración de países latinos.

Scott se refiere en los considerandos a que los inmigrantes no pagan impuestos, ignorando voluntaria o involuntariamente, que TODOS los inmigrantes pagan impuestos directos o indirectos que sirve entre otras cosas para pagar su sueldo.

Los inmigrantes pagamos impuestos ya sea a través de nuestras declaraciones de “Income Tax” utilizando nuestro seguro social o a través del llamado número ITIN.

La otra forma es a través del consumo, por el cuál se pagan los impuestos generales de venta, cuyos montos son adjudicados a nivel local y estatal.

Muchos de estos miles de indocumentados aportan sus impuestos sin la esperanzo de recibir NINGÚN beneficio ya que este se da solo a los ciudadanos.

Así, las personas que usan otros números para trabajar aportan y aportan para los fondos del Medicare y Seguro Social igualmente sin tener idea si algún día van a recibir algún beneficio de aquellos que sí reciben los políticos.

Entre todos los políticos relacionados con la comunidad hispana de Oklahoma, Tom Guild del partido demócrata ha sido el único que se ha sentido indignado por la nueva forma de acoso político en contra de los inmigrantes en Oklahoma.

El odio de Scott por los inmigrantes no es nuevo. Él es el autor de la Ley estatal SB 547 por la cual se le puso un impuesto a todos los envíos de dinero a los países de origen de los inmigrantes. Es decir que ellos pagan impuestos como todos los demás y encima un impuesto extra por su condición.

El inteligente senador dijo en su momento que este impuesto era justo pues así se detendría el envió de dinero de los carteles a México, aunque nunca demostró si dicho carteles enviaban millones de dólares a través de MoneyGram.

Por ello, en una época de tan alto significado espiritual y de amor por los más necesitados, nos vemos contagiados por estas oportunas propuestas y nos vemos en la necesidad de declarar el Senador Republicano, enemigo de la Comunidad Inmigrante Hispana de Oklahoma.

¡Feliz Navidad!

 

 

 (Foto Facebook)

Compartir